Monty Alexander & Ernest Ranglin
Rocksteady
Telarc, 2004

El reggae nació en Jamaica a fines de los años 60, como una evolución del estilo llamado rocksteady, que a su vez se deriva del ska. Este último género también es fruto de transformaciones, pues combina la música folklórica de Jamaica con influencias del jazz, la música afrocubana y el rhythm & blues. Puro mestizaje musical caribeño, del que este CD es ejemplo idóneo. Otras excelentes representaciones del jazz-reggae son Massive de los Jazz Jamaica All Stars (en el sello Dune) y Memories of Barber Mack de Ernest Ranglin (Island).

El sabor de los ritmos de Jamaica, unido a las armonías e improvisaciones del jazz, dan vida a este proyecto, que reúne a dos figuras cimeras del jazz jamaiquino. Ernest Ranglin es una leyenda viviente, habiendo participado, como músico o arreglista, en muchas de las grabaciones que sentaron las bases de la música popular jamaiquina actual. Monty Alexander es, probablemente, el principal exponente del jazz-reggae hoy día (aunque también ha hecho discos straight).

Despreocupadamente sexy, bien melódica, de colores generalmente claros y brillantes, la música que ambos presentan aquí --en compañía de otros veteranos, como el guitarrista Junior Jazz y el excelente bajista Hassan Shakur-- es un regalo a los sentidos. El piano de Alexander y la guitarra de Ranglin se entrelazan, se apoyan, dialogan, en un programa que rinde homenaje a los grandes del género, interpretando algunos de sus temas clave: Confucius, de los Skatalites; Row Fisherman, de los Congos; Israelites, de Desmond Dekker; y Marcus Garvey, de Burning Spear, entre otros. Toots Hibbert (del grupo Toots & the Maytals) hace una cálida interpretación de Pressure Drop y, para concluir, los dos líderes tocan a dúo Redemption Song, de Bob Marley, con melodiosidad y dulzura. En general, un CD memorable, genuino microcosmos de este delicioso --pero poco explorado-- mundo musical.

por Revista Domingo
San Juan, Puerto Rico
6 de febrero de 2005