The Movement

por Diego R. J.
iPunkRock
29 de septiembre de 2005

Rock'n'roll y política. Joe Strummer y Paul Weller estarían en su punto de mira tanto a nivel musical como ideológico. El Movimiento llega desde Copenhague con sus mejores trajes, creen en la revolución con fundamento.

Antes de nada me gustaría que os presentarais. ¿Quiénes sois y de dónde venís?

El bajista es Lars Schaedler, el batería es Soren Spanow y yo (Lukas Scherfig) llevo voz y guitarra. Comencé la banda en el año 2000 en Copenhague. Todos veníamos de tocar en otros grupos. Hace mucho formé parte de The Roosters y después de eso estuve en Londres tocando con diferentes bandas. Finalmente decidí regresar a Dinamarca para comenzar con mi propio proyecto. Tenemos un batería nuevecito, Soren sólo lleva cuatro meses con nosotros. Está muy comprometido y sólo quiere tocar la batería.

Para situarnos mejor, ¿podrías describirme en pocas palabras la evolución de la escena danesa del rock'n'roll durante estas últimas décadas? Supongo que recibirá muchas influencias de Inglaterra, los países escandinavos y Alemania, ¿verdad?

La escena es bastante pequeña, hay alguna banda buena en el underground pero los grupos de éxito son principalmente norteamericanos. Lo cierto es que odio a la mayoría de las bandas danesas.

The Movement ha lanzado su segundo larga duración llamado "Revolutionary Sympathies" (Destiny, 2005). No es fácil encontrar a una banda del siglo 21 tocando al estilo mod, manteniendo viva su esencia original y con canciones redondas como las que aparecen en vuestro trabajo. ¿Cómo decidisteis que este era el camino que queríais recorrer?

Quería conseguir una buena banda, con un mensaje claro y un estilo entretenido. Por supuesto, la banda está muy influenciada por The Jam, The Who, The Clash… pero también en buena medida por el sonido Motown. ¡Veo a la Motown en lo más alto de la música! De la misma manera que veo el comunismo como al más alto nivel de la inteligencia política. Nuestra meta es combinar las melodías de la Motown, la energía del punk y un mensaje de revolución. Siempre me han maravillado las guitarras Rickenbacker.

El título del álbum parece intentar aunar a gentes de diferentes lugares con una visión revolucionaria del mundo. Algo parecido a "no pelees en solitario, podemos pelear juntos". ¿Estoy en lo cierto?

¡Sí, es correcto! Creo que es un mensaje pro-tolerancia. La razón de que se llame "Revolutionary Sympathies" es porque la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos es en realidad una guerra contra las revoluciones de todo el planeta. Muchos jóvenes están siendo juzgados por esas nuevas leyes antiterroristas, por estar en grupos que luchan contra la injusticia social o en manifestaciones antiamericanas. Eso sin hablar de la gente de América Latina que pelea en una auténtica lucha, con armas en sus manos para poder sobrevivir. Son juzgados por el mundo occidental como terroristas. Desde nuestro punto de vista, la gente tiene derecho a enfrentarse a los opresores, ya sea en Israel, Colombia, México o cualquier lugar del mundo.

Ciertamente no sois sólo una banda de rock'n'roll. Pero tampoco sois exclusivamente una banda política. Supongo que es difícil separar política y música en el espíritu de The Movement. ¿Cuáles son para vosotros los lazos de unión entre ambas cosas?

Nuestro disco incluye seis canciones políticas y seis canciones de amor. No queremos ser una banda política sin más o una banda descerebrada de garage que no quiere preocuparse por ninguna otra cosa. La vida es una estructura compleja en la que tienes relaciones muy fuertes, ya sea con tu pareja, amigos, familia, trabajo, etc. Pero también está la sociedad, el gobierno y existen múltiples movimientos en el mundo. Ambas partes son interesantes, merece la pena cantar sobre ellas y nosotros queríamos mezclarlas. Podría decirte que las canciones de amor son para la gente más preocupada por la política, porque también ellos necesitan despejar sus mentes de vez en cuando. Y las canciones políticas son para aquellos a los que no les gusta escuchar un mensaje, pero tienen que hacerlo porque las melodías son las mismas que para las canciones de amor.

Vuestro primer trabajo, "Move" (Destiny, 2003), estaba un poco más orientado al ska y con un componente punk mucho más fuerte. No se puede hablar de ska escuchando "Revolutionary Sympathies". ¿Preferisteis dejar ese estilo atrás?

El ska es un capítulo cerrado para nosotros. Cuando actuamos en Alemania, una canción como "Control Your Temper" (de "Move") es un gran éxito, así que supongo que debemos tocarla. Pero ahora mismo estamos metidos de lleno en los sonidos mod y soul. La única canción del nuevo disco con una ligera influencia skatalítica es "More Products". Me encanta la música ska, ha sido una influencia para mí, pero cuando voy a un concierto de ska siento que no es mi camino a seguir.

La primera vez que os escuché pensé en una mezcla de movimiento mod, new wave, power pop y punk rock. Me recordaba a los primeros trabajos de The Jam (principalmente "In The City"). Las estructuras de guitarras, líneas de bajo muy trabajadas y hasta tu forma de cantar, no el sonido de tu voz, que me recordaba a Paul Weller. Tal vez piensas que voy demasiado lejos con esto. ¿Podrías decirme qué ha significado The Jam en tu vida musical?

¡Está bien! ¡Me encanta Paul Weller! En el nuevo álbum hay una canción para The Style Council por su maravillosa inspiración. Sé de mucha gente que le gusta The Jam pero no demasiado The Style Council. A mí me gusta todo. Somos una banda mod-rock, eso es lo que respondo cuando me preguntan. "In The City" es fantástico. Lo habré escuchado más de un millar de veces. Adoro esa forma de los británicos para construir líricas y melodías, a veces son muy extrañas y tienes que escucharlas un par de veces para comprenderlas y que te gusten.

Esa mezcla del revival mod se funde con la actitud y la energía del punk 77 (y en los comienzos con influencias del sello 2Tone). Supongo que entre todos los nombres de aquella escena, The Clash están en lo más alto para vosotros. En tus propias palabras, ¿cómo evaluarías el rol de una banda tan importante en la historia del rock'n'roll?

The Clash son muy especiales para mí. Supieron mezclar su material reggae-ska con el rock. Me parece divertido tocar de vez en cuando con bandas de ska en la escena punk, son cosas diferentes pero supongo que la razón por la que esos sonidos son tan populares entre los punks es gracias a The Clash. ¡Eso es magnífico! Además, ellos crecieron entre mucha gente negra, usaron sus influencias en su música y eso es auténtica integración. Sí, The Clash son muy grandes, tanto sus letras como su música.

¿Llegaste a conocer a Joe Strummer?

No, nunca. ¡Pero pienso que era un gran tipo!

Las dos bandas mencionadas, The Jam y The Clash, tuvieron un importante componente social. Algunos hablaban de política y poesía. ¿Qué otra bandas de los 70 importantes para ti incluirías en esa línea?

Son de un poco después, pero me gustaban los Redskins --grupo de power soul británico de comienzos de los 80, de filosofía trostkista y muy involucrado en las históricas huelgas mineras de aquella época--. Y por supuesto Billy Bragg.

He leído tu interpretación sobre las dos acepciones que aplicas al origen del nombre The Movement. Es un "movimiento" político y es un "movimiento" musical. Paul Weller creo The Paul Weller's Movement en 1990. ¿Podría ser esta una tercera acepción del "movimiento" a modo de homenaje?

Cuando se me ocurrió el nombre no conocía The Paul Weller Movement. Ahora sí, por supuesto. Acababa de llegar de Londres, donde estuve un par de años tocando con diferentes bandas. Un amigo y yo acabábamos de ir a una manifestación antifascista. Estábamos sentados tomando unas cervezas cuando le dije que quería montar un grupo que fuera más que un simple grupo. Debería incluir diferentes actividades políticas, en donde la banda pudiera funcionar como un punto de encuentro en diferentes salas para gentes diferentes, utilizar volantes con mensajes políticos, tal vez hacer un paskín. Las ideas iban surgiendo cuando mi amigo dijo: "The Movement". ¡Era perfecto! Agarré un aerosol rojo que habíamos usado en la manifestación y escribí el nombre a lo largo de una gran pared. Sabía lo que quería antes incluso de componer ninguna de las canciones.

Aquellos Jam bebieron claramente del rhythm & blues de los 60 y el soul. Weller lo dejaría ver aún más claro en sus discos en solitario. Tengo la impresión de que vosotros también estáis saltando a este camino. ¿Piensas que ya habéis conseguido el sonido para The Movement o continuareis cambiando y evolucionando?

Cierto. Creo que nos estamos metiendo mucho más en el soul, sobre todo yo. Pero me gusta que siempre haya un contraste, si las cosas se vuelven más bonitas necesitarán tener un mordisco más incisivo, y viceversa.

¿Podrías citar tus tres nombres favoritos de los 60?

The Who, The Pretty Things y, aunque te parezca raro, The Stooges. Pero mi favorito de cualquier época es Ottis Redding, especialmente en su actuación en directo en el festival de Monterrey. Así es como nuestra banda debería estar sonando.

La banda se formó en el año 2000. Podrías comentarme tus antecedentes musicales previos a The Movement?

He tocado sobre todo rock'n'roll. En Londres tocaba en un grupo de versiones de The Faces para pagar el alquiler. Ahora mismo tengo una banda paralela llamada The Breakers, grabaremos nuestro segundo disco esta semana.

Lars (bajo) y tú habéis trabajado juntos desde el principio. ¿Cómo os encontrásteis y conectásteis?

Nos conocimos en una escuela de música en 1990 y montamos un grupo llamado New Values por la canción de Iggy Pop. No volvimos a hacer nada juntos hasta que le llamé para invitarle a formar parte de The Movement.

Archie Alert de Terrorgruppe produjo vuestro primer trabajo, ¿cómo comenzó esa relación con el músico alemán?

Archie también ha producido este nuevo disco. Es un tío magnífico, vio uno de nuestros primeros conciertos en Berlín y poco después apareció por Copenhague para que grabáramos el primer álbum. Nos consiguió el acuerdo con Destiny Records y para cualquier pregunta o problema que hayamos tenido siempre ha estado ahí. Sinceramente, le estamos muy agradecidos por todo lo que ha hecho, Terrorgruppe nos ha brindado una audiencia enorme en los países de habla germana. Alemania es nuestro país número 1, hemos hecho dos grandes giras acompañándoles por allí. Ahora hemos subido un paso, el disco "Move" sentó los cimientos y ahora estamos llegando a una mayor audiencia.

Citas nombres como Rosa Luxemburgo o Friedrich Engels. La primera canción de "Revolutionary Sympathies" se llama "Karl Marx" y es un completo sumario de vuestras ideas: "rebellion is the way of life". Marx fue principalmente un ideólogo y teórico, planteando un modelo para su tiempo pero con la idea de la aplicación atemporal. ¿Qué opinas de la rebelión y revolución sin conocimiento?

El mayor peligro de la rebelión sin conocimiento es que te puedes convertir en contrarrevolucionario. Creo que los jóvenes tienen derecho a comportarse según sus propios sentimientos sin tener que dar explicaciones sobre cada cosa. Pero algunas veces en la escena punk hay muy poco conocimiento y todo gira en torno a la identidad. Por ejemplo, hay jóvenes de clase media que quieren destruir la sociedad. Pero si quieren destruir la sociedad incluyendo la clase trabajadora y todo por lo que han estado luchando, es algo totalmente ausente de conocimiento. Sólo lo podría describir como narcisismo. Yo veo el mundo de esta forma: no puedes ser bueno con todo el mundo, has de elegir un lado. Sé que a mucha gente no le gusta el socialismo, el socialismo es en definitiva una clase de la sociedad, la clase trabajadora, la mayoría en poder, pero no es perfecta. Todavía está oprimida. Hay una lucha histórica, gente en rebelión en contra de la opresión que no quiere escoger un lado porque no pueden ver las cosas horribles que hay en tantos lugares. Tienen un problema, y algunas veces esa gente actúa de forma contrarrevolucionaria.