Reediciones / dos CD de Miles Davis

El trompetista incomparable

El inextinguible interés que despierta la música de Miles Davis (1926-1991) permite al amante de la música encontrarse, cada tanto, con alguna sorpresa, como las dos placas que acaba de lanzar el sello Sony-BMG, "My Funny Valentine-Miles Davis in Concert" y "Miles Davis at Tribute to Jack Johnson".

Ambos trabajos vienen de los tiempos en que el trompetista grababa para el sello Columbia, un imperio discográfico que nació programando en los primeros años de la década del 20 a Bessie Smith y a King Oliver, y que se hizo fuerte con Count Basie, Duke Ellington y Benny Goodman.

"My Funny Valentine" es un trabajo de fines de su época clásica, grabado en vivo, el 12 de febrero de 1964, en el Lincoln Center, de Nueva York. Davis, aquí con George Coleman en saxo tenor, Herbie Hancock en piano, Ron Carter en contrabajo y Tony Williams en la batería (poco después de este concierto, Williams provocó el despido de Coleman del quinteto y así ingresó uno de los grandes saxofonistas y compositores de la actualidad, Wayne Shorter).

Se sabe que en vivo Davis siempre mostró fisuras en su interpretación y este disco no es la excepción. Sin embargo, su expresividad como emblema de la soledad y su dramatismo dan cuenta del nivel artístico de este gran trompetista. También se sabe, aunque hay algún disenso en este punto, que la mejor versión de "My Funny Valentine" le pertenece a Miles Davis y aquí creemos que queda largamente demostrado. En "Stella By Starlight" hay un criterio rítmico moderno desarrollado desde el contrabajo de Carter.

Si bien la música está excelentemente tocada, sobresale la versión de "All Blues", más rápida y con un aparente énfasis sobre la edificación de una atmósfera antes que sobre la naturaleza de los mensajes. Mientras que Davis lo interpreta con salvaje fogosidad, Hancock desarrolla un solo lineal de introspectiva elegancia. En este disco, el pianista desarrolla un criterio de acompañamiento que muestra la juvenil madurez que tenía a mediados de los 60.

Tiempos de jazz rock

El tributo al boxeador Jack Johnson (31-3-1878/10-6-1946) es una de las más interesantes expresiones del jazz rock y tuvo como período de alumbramiento 16 semanas, entre el 18 de febrero y el 4 de junio de 1970. Davis se juntó aquí con la crema de la juventud jazzística: John McLaughlin en guitarra, Herbie Hancock en el órgano, Billy Cobham en batería, Steve Grossman en el saxo soprano y Mike Henderson en el bajo eléctrico. Su trompeta, con un suave reverb; la guitarra distorsionada desde un equipo Fender twin-reverb llena de electricidad la atmósfera, Cobham se muestra como un baterista de platillos, el bajo machacante, y el órgano construyendo un colchón sonoro reflejan la vanguardia eléctrica.

Dos temas, "Right Off" y "Yesternow", de Davis, dejan en evidencia el costado más audaz del trompetista. Los temas, de unos 25 minutos cada uno, están divididos en mitades.

La idea que planea sobre la música de este disco es tomar del rock el espíritu de la reiteración y, del jazz, la libertad tanto para las improvisaciones como para abundar en la faz melódica, lo que hace a la placa una interesantísima pieza, por la concepción, que para aquellos tiempos era novedosa y por el desempeño de los instrumentistas que muestra creatividad y fuerte compromiso con la propuesta.

Además de escuchar a Davis en esos períodos de fuerte inspiración, la participación de McLaughlin, poco antes de lanzarse a su trabajo más importante, la Mahavishnu Orchestra, es merecedora de toda la atención.

Dos discos que merecen atención; uno, por señalar el final de la carrera clásica de Davis; el otro, por llevar el jazz hacia el plano del rock con los mejores resultados.

César Pradines
26 de marzo de 2005